LOS DESVELOS DEL DOXÓGRAFO

La tradición doxográfica consistía en recopilar, de diversas maneras, las opiniones de terceros autores.
¿Es posible otra escritura?
En la historia, los nombres y las fechas son circunstanciales, mojones arbitrarios y consuelo de nuestras íntimas aspiraciones. Un nombre y una fecha no son más que una ilusión, que nos permite velarnos, espejarnos en el otro. Tal vez, para ocultar y evidenciar que no somos más que objetos tallados con la inmaterialidad de la palabra; objetos de sentido incierto, aunque a veces verosímil.
Somos hablados, decimos lo dicho. En el mejor de los casos armamos, con unas cuentas coloridas y los espejos que nos circundan, un universo de probabilidades imposible de explorar en una vida.
Sin embargo, hablamos. Nos hacemos a la mar en pos de Las Molucas demostrando que el encuentro, la metáfora, no es más que un accidente imprescindible.
La metáfora, multiplicadora de sentidos, siempre necesita del otro, que se los otorga. Se es dicho, bien o mal, pero se es dicho. Construcción colectiva, en la que el destino de cada letra que la forja ha extraviado la causalidad.
Somos meros vectores del lenguaje. Cada quien se las arregla, de alguna manera, con las voces que lo habitan. Todo otro ideal pareciera casi alucinado.

Jorge Pablo Yakoncick.







domingo, 23 de agosto de 2009

"Otros"

Karaoke

Para metabolizar la traducción
resigna el poema.
Soberanía personal
en clave de monólogo interior
sin videos de sexo.

Escribir contra reloj
si las flores son las mismas
y viene gente a comer.

Perdida la inocencia
lo simbólico determina su pantufla.
Y es una cuestión de fe
enloquecer sin saber
la representación ambigua del universo

en los comerciales del cine.

Omar Aguiar (de Poetas Rosarinos, UNR 1999).

1 comentario:

Jorge P. Yakoncick dijo...

El dilema que provoca la presencia del otro, una cultura para la alienación, nueva creencia que ayuda a velar nuestras oscura elecciones. El karaoke (a cada quien el suyo), toda una metáfora. Gracias, Omar.